Leo y sus celos: Cosas que nadie te había contado

Leo es el más temperamental y determinado de los signos de fuego y del Zodíaco entero. No por nada es el Rey de la selva y su planeta regente el Sol: La estrella máxima que le aporta esa altivez que lo caracteriza y ese espíritu de liderazgo tan propio del signo. Sin embargo, y a pesar de su aire monárquico e impenetrable, el león tiene sentimientos y muy intensos por cierto y no está ajeno a experimentar sensaciones poco gratas tales como los celos y la inseguridad. ¿No lo crees? Pues así es.

¿Qué clase de relación lleva Leo con los celos dentro de una relación? Aquí vas a enterarte de todo lo que un leonino jamás te dirá respecto de sus celos.

Leo: ¿Celoso o relajado?

Como hemos dicho anteriormente, Leo posee una altivez y un aire de seguridad y autosuficiencia que nos hace difícil pensar que pueda ser alguien celoso o inseguro en una relación amorosa. Pero sin embargo, un leonino es una persona más celosa y posesiva de lo que le gustaría demostrar. Y lo más factible es que procure disimularlo por todos los medios posibles.

Celos y orgullo: Una contradicción constante de Leo

En líneas generales en su vida, Leo está seguro de su capacidad y no se siente amenazado ni disminuido ante nadie, muy por el contrario, le divierte la competencia porque sabe que es una forma de demostrar una vez más sus cualidades y salir victorioso. Pero el problema del león comienza cuando de verdad se implica sentimentalmente en una relación. ¿Por qué? Te lo explicaremos:

Leo sabe que puede dejar un trabajo y conseguir uno aún mejor. Que puede competir de igual a igual con cualquiera por un ascenso y ser el más elogiado en un evento por su gracia, inteligencia y elegancia. Pero cuando se enamora, cuando aparece en su vida una persona capaz de afectar su ánimo y de vulnerar sus barreras de protección, Leo pierde el control de la situación y no hay cosa que desequilibre más al león que perder el control.

Por tal motivo, y aunque se retuerza de dolor por los celos Leo procurará camuflarlos el mayor tiempo posible y de la manera más elegante que pueda. Porque no querrá admitir nunca su vulnerabilidad. Quizás lo notes hostil sin motivo aparente, puede que establezca cierta distancia física poco usual en él o que suelte algún comentario irónico. Pero escenitas dignas de melodrama, eso lo evitará a toda costa porque sería asumir que lo carcomen los celos y eso es algo que el León procurará evitar siempre que le sea posible.

Pero lo cierto es que Leo es celoso y posesivo. Lo suyo es suyo y no tolera que nadie lo amenace. No soporta que su pareja coquetee con otras personas y le haga sentir que podría colocarlo al nivel de alguien más. No admite no ser el centro de atención de quien ama, porque él lo da todo y lo exige todo. ¿Un consejo? No juegues a los celos con un león. Recuerda que es el último eslabón de la cadena alimenticia y tarde o temprano acabará ganando el juego, probablemente pagándote con el doble de lo que le has dado.

Artículos relacionados

Anterior

Cómo actúa cada signo cuando está triste

Siguiente

Los signos más osados del Zodíaco